No temas al fracaso – Semper Initium. Numquam Mors.

 

No temas al fracaso, si comenzaste un nuevo empleo, o si iniciaste un nuevo proyecto y no salió como esperabas.
Fracaso no significa que somos unos fracasados, significa que todavía no hemos tenido éxito.
Fracaso no significa que no hemos logrado nada, significa que hemos aprendido algo.
Fracaso no significa que hemos actuado como necios, significa que hemos tenido mucha fe.
Fracaso no significa que hemos sufrido el descredito, significa que estuvimos dispuestos a probar.
Fracaso no significa falta de capacidad, significa que debemos hacer las cosas de distinta manera.
Fracaso no significa que somos inferiores, significa que no somos perfectos.
Fracaso no significa que hemos perdido nuestra vida, significa que tenemos buenas razones para empezar de nuevo.
Fracaso no significa que debemos echarnos atrás, significa que tenemos que luchar con mayor ahínco.
Fracaso no significa que jamás lograremos nuestras metas, significa que tardaremos más en alcanzarlas.

Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender, y es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia. El éxito no es para siempre y el fracaso no es el final, lo que cuenta es el valor de seguir adelante. A veces el fracaso señala que es tiempo de cambiar la dirección, porque todo fracaso es condimento que da sabor al éxito.

Sólo se aprende a través del fracaso, y lo que se aprende es la importancia de la previsión. El fracaso fortifica a los fuertes. Una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo.

Solo existe el fracaso, cuando dejamos de esforzarnos. Esto es lo que no puedes permitir. Por lo tanto, si has fracasado, levántate y empieza de nuevo. Tienes una nueva oportunidad.

Porque lo más grande, es ver a un hombre crecerse ante el fracaso y que empieza de nuevo.

 

Nada es imposible

 

 

Los campeones no se hacen en gimnasios, están hechos de algo inmaterial que tienen muy dentro de ellos. Es un deseo, un sueño, una visión. La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte, o el más ligero, porque tarde o temprano, el hombre que gana, es aquél que cree poder hacerlo.

Porque el hombre es, lo que es el profundo deseo que le impulsa. Tal como es su deseo es su voluntad. Tal como es su voluntad son sus actos. Tal como son sus actos es su destino. Y es que no hay nada imposible.

Imposible es solo una palabra que usan los hombres débiles para vivir fácilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen para cambiarlo.

Imposible no es un hecho, es una opinión.

Imposible no es una declaración, es un reto.

Imposible es potencial.

Imposible es temporal.

Nada es imposible.

Muhammad Ali.

Un poco de bondad

La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas” (Sigmund Freud) –

Una entrevista con Dios (cada uno con el suyo), y una reflexión.

“Pasa” me dijo Dios, “Así que quieres entrevistarme, no?”

“Bueno”, le contesté, “Si es que tienes tiempo..”

Se sonríe por entre la barba y dice:

“Mi tiempo se llama eternidad y alcanza para todo, qué preguntas quieres hacerme?”

“Ninguna nueva ni difícil para ti… Qué es lo que más te divierte de los hombres?”

Y dijo

“Que se aburren de ser niños por la prisa de crecer, y luego suspiran por regresar a ser niños .
Que primero pierden la salud para tener dinero y enseguida pierden el dinero para recuperar la salud.
Que por pensar ansiosamente en el futuro, descuidan su hora actual, con lo que ni viven el presente ni el
futuro. Que viven como si no fueran a morirse, y se mueren como si no hubieran vivido.”