Reglas modernas de etiqueta

Etiqueta en restaurantes

 

Tristemente muchas personas consideran que el seguir las pautas de etiqueta es algo pasado de moda, rancio, antiguo y tienen la impresión de que hacerlo en la actualidad sería hasta cierto punto un gesto de altivez e hipocresía. Yo personalmente considero que eso no es así.

En realidad los fundamentos de la etiqueta son bastante sencillos. Se trata de expresarse con palabras agradables y correctas, cordialidad elemental, gestos adecuados, buena presencia e higiene personal y la habilidad de no dejarse llevar por las emociones.

En este post, quiero dar a conocer algunas de las reglas modernas de etiqueta que he recopilado de los diferentes medios, y que sigo y practico en general.

Creo firmemente que cualquiera que sienta respeto por los demás y por sí mismo, debe conocerlas y practicarlas.

  • Si dices la frase “Yo te invito “significa que tú vas a pagar. Si no pretendes pagar tu todo, deberías utilizar otra forma de decirlo, como por ejemplo” ¿Qué te parece si vamos a un restaurante?“ En ese caso se sobreentiende que cada uno paga por su cuenta.
  • Nunca vayas de visita sin llamar antes. Si alguien llegó a tu casa de visita sin previo aviso puedes permitirte lucir la ropa que usas por lo general cuando estas allí solo. Pero si aun así, tienes la mala idea de visitar a alguien sin avisar, deberías estar atento a las señales. Si el visitado dice algo parecido a  “¡Que suerte que acabo de llegar y tú también!”, es que le agrada tu visita. Si por el contrario exclama” ¡qué lástima que deba irme!”, mejor vete rápido. Estorbas!!
  • Nunca coloques tu teléfono en la mesa en lugares públicos cuando vas acompañado de alguien. Si lo haces, estás mostrando la importancia que tiene ese aparato en tu vida y lo poco que te interesa lo que está ocurriendo a tú alrededor y la persona que te acompaña. Además puede ser interpretado por tu interlocutor como si estuvieras esperando el momento preciso para revisar tu WhatsApp (por ejemplo) o responder una llamada, demostrando que hay cosas mucho más importantes para ti que tu acompañante. Eso habla muy mal de ti.
  • El hombre no debe coger nunca el bolso de la mujer. Y el abrigo de la mujer solo debe ser manipulado por el hombre para llevarlo hasta el perchero o guardarropa. Cualquier otro contacto con estas prendas puede ser interpretado como de desconfianza por la mujer.
  • Si vas a alguna parte con alguien y él o ella saludó a una persona que tú no conoces deberás saludarla también.
  • El calzado debe estar limpio SIEMPRE.
  • No tengas conversaciones importantes por teléfono móvil delante de otras personas. Puede ser interpretado por otros como que tú no eres una persona reservada. Busca un lugar privado.
  • Si te han ofendido no vale la pena responder con malas palabras, soeces o un mal gesto, mucho menos levantarle la voz a quien ofende. No te rebajes a su nivel. Sonríe y amablemente retírate de la presencia de esa persona.
  • Cede el paso cuando te cruces con alguien en la escalera, el ascensor o la entrada / salida de un restaurante o recinto en general. Si es un hombre, al tu ceder, el debería cederte a ti en un acto de respuesta a la correcta educación. Si es una mujer SIEMPRE ella debe pasar primero.
  • No es prudente hablar en público acerca de: la riqueza o bienes, los problemas domésticos, la religión, las relaciones amorosas, el sexo, o los problemas médicos. Son temas muy serios, que pueden herir sensibilidades y/o romper incluso relaciones. Estos asuntos siempre en privado con quien corresponda.
  • Nunca debes tocar a una mujer que te acaban de presentar sin su consentimiento, ni agarrar su mano, o acercarte demasiado a ella durante una conversación. Ni agarrar su brazo más allá del codo excepto las ocasiones en las que le ayudes a subir a un medio de transporte o a bajar de él. Puede ser interpretado por la mujer como un intento de acoso o de aproximación sexual.
  • Si alguien intenta dirigirse a ti con un gesto o llamada poco adecuado como “Oye tú“ no vale la pena reaccionar a él. Tampoco vale la pena intentar educar a los demás, mucho menos durante un corto encuentro. Lo mejor es dar el ejemplo.
  • Un hombre educado siempre deberá demostrarle a la mujer el debido respeto.
  • Sin importar quién seas, al entrar en un recinto, saluda primero.
  • Permite que los mensajes personales sigan siéndolo: los padres no deben leer la correspondencia (electrónica o en papel) de sus hijos, ni el esposo de la esposa y así sucesivamente. Meter la mano al bolsillo del otro es una falta a la etiqueta y una intromisión en el espacio personal.
  • Si después de pedir perdón por algo que has hecho (con o sin intención) y que ha molestado a otra persona, obtienes su aceptación, no vuelvas al tema ni pidas perdón otra vez. Queda rastrero. Basta con no repetir tus errores.
  • Reírse muy fuerte, hablar en voz demasiado alta, o quedarse mirando a las otras personas fijamente puede resultar ofensivo para algunos. Evítalo.
  • No olvides siempre agradecer a tus amigos, familiares y personas cercanas. Agradéceles por su buena disposición para ayudarte si lo han hecho. Expresar gratitud es un acto de personas educadas y sensibles.

Para finalizar, a continuación la opinión del legendario actor estadounidense Jack Nicholson:

”Presto mucha atención a las reglas de etiqueta. El cómo pasar el plato. No gritar. No abrir una puerta cerrada sin llamar antes. Dejar pasar primero a las mujeres. El objetivo de todas estas innumerables reglas es muy simple: hacer la vida mejor. No podemos vivir en un estado crónico de guerra con todos, eso es estúpido. Vigilo cuidadosamente mis modales. Esto no es un mito. Esto es todo un lenguaje de respeto mutuo que es comprensible para todos”.

Recuerda…

Etiqueta es cuando te comportas mucho mejor que lo que es absolutamente necesario.

 

 

¡¡Esto es fidelización en estado puro!!

Cesta de Fidelizacion

Pues resulta que llego a casa una tarde estas navidades y…¡¡oh, sorpresa!! Un sobre (ya no suelo recibir, porque todo lo gestiono por internet). ¿A ver de quién es? Bueno, es fácil adivinarlo, porque por todo el sobre lo pone. Es de El Corte Inglés. Será un factura (me digo para mis adentros), pero si (como digo) todo lo gestiono y lo recibo por Internet, entonces….

Qué curioso. Me dicen que tienen un regalo de navidad para mí. Si claro (pienso) ¿Por qué iban a tenerlo? Claro, que en la carta dice que “por ser usted un cliente preferente”.

Ya, menuda campaña de marketing, ja, ja. Pero la carta es personalizada y va numerada ¿y si fuese cierto?

Total, ¿qué me cuesta comprobarlo?  Pues mucho. Ir al centro en hora punta, meterse en El Corte Inglés a finales de diciembre, con la de gente que habrá….

Finalmente me animo a ir al de Plaça Catalunya de Barcelona, una tarde, a última hora, después del trabajo. Pregunto (como puedo, porque está a reventar de gente) en información. Me dirigen a Atención al Cliente del Club Gourmet (huy, que bueno, me digo).

Efectivamente, una simpática señorita me atiende.

–          ¿Qué desea caballero?

–          En esta carta me dice que tienen un regalo para mí ¿ es así? (pregunto aún dubitativo)

–          Efectivamente. ¿me permite su tarjeta cliente personal?

–          Se la entrego, comprueba la misma en el ordenador, y sin ningún tipo de objeción, me entrega una caja de madera preciosa. En su interior hay una botella de cava Juvé y Camps, y una tableta de turrón Vicens (ambos productos de la mejor selección).

–          ¿Debo algo? (pregunto esta vez ya asombrado). A lo que la señorita me responde, el motivo del post.

–          No por favor. Es un obsequio por ser usted de nuestros mejores clientes.

Y me voy con mi regalo, sin tener que pagar nada, y devolviéndole la sonrisa a la muchacha.

Veréis, yo no sé si realmente seré uno de los mejores clientes del centro comercial en cuestión. Cierto es que mi buen dinero me dejo al año allí. Pero el efecto que causa esta frase en un cliente, es, sin duda, el mejor contrato de permanencia que puedes realizar.

Desde luego que seguiré comprando en El Corte Inglés. Pero además, ahora sé, que, muy de vez en cuando, quizás, tengan un detalle conmigo.

Y para mi, que me dedico a gestionar equipos comerciales, para elevar a la excelencia la fidelización de clientes, si que tengo que decir….

¡¡Esto es fidelización en estado puro!!

 

LOS 10 PUNTOS CLAVE EN UNA ENTREVISTA DE SELECCIÓN (10 y último)

10)       Respeto en el más amplio espectro de la palabraParece algo obvio, pero a veces se olvida, o no se tiene en cuenta. Como por ejemplo:

– “respeto a la agenda”. Es tan importante que el candidato acuda puntual a la entrevista, como que el entrevistador le atienda a la hora establecida.

– “respeto a las normas de conducta”. Saludar correctamente (al personal de recepción también, al entrar y salir), no tutear si no se autoriza expresamente, cuidar el tono y el nivel del habla (se tiende a gritar en la sociedad actual).

– “respeto a la atención”. Nunca atender al móvil en mitad de una entrevista (lógicamente debe estar en silencio o apagado).

– “respeto al turno de palabra”. No dejar terminar al otro e interrumpirle, conlleva como mínimo dos consecuencias. Una de ellas es que te pierdes lo que te iba a contar. La otra es que, a lo mejor, era determinante para los acontecimientos posteriores.

– “respeto a la ilusión”. Responder a las expectativas del otro en tiempo y forma, responder a sus llamadas o correos de consulta posteriores a la entrevista, interesándose por el proceso.

– Y, por encima de todo, respeto al derecho del otro a la duda razonable. Es decir, de la misma manera que todo el mundo es inocente hasta que se demuestra lo contrario, un profesional también lo es por defecto (tanto el candidato como el entrevistador). Es preferible “analizar” y “comprobar”, antes que “prejuzgar”.

Ya sabemos todos que, debido al alto volumen de desempleados, hay mucha más oferta de profesionales en estos momentos que puestos a cubrir. Y que se van a presentar el doble o el triple de candidatos que hace cinco años atrás, a una misma vacante. Pero el respeto es lo que nos diferencia, y nos hace personas.

Por el respeto, saludos cordiales.

LOS 10 PUNTOS CLAVE EN UNA ENTREVISTA DE SELECCIÓN (9)

9)       Saber escuchar. Aparte del lenguaje no verbal, hay algo que quizás no hacen del todo correctamente ambas partes y es no escuchar todo lo que dice el interlocutor, uno porque tiene a veces un guión y el entrevistado porque quiere obtener más información de la que el entrevistador puede o debe dar.

 

Es vital por ello, escuchar atentamente cada detalle de la conversación por cada una de las partes.

 

Por parte del entrevistador porque,  a medida que avance la conversación con el candidato, podrá verificar con mayor certeza la información sobre su historial curricular que este le brinda.

 

Y por parte del candidato porque, probablemente el entrevistador, que suele seguir un guión previamente establecido, aunque no pueda facilitar más información verbal de forma directa, si su interlocutor le ha causado buena impresión, quizás deje caer algún mensaje subliminal, o entre líneas.   Por lo que si el candidato no está lo suficientemente atento a la conversación, puede perderse información vital para la posición a la que postula, e incluso quedarse fuera del proceso.

 

Cabe destacar que en este tipo de entrevistas, ambos profesionales buscan el mejor beneficio posible, como si de un proceso de venta se tratase (de hecho en mayor o menor medida lo es). Por lo tanto, hay que ver al interlocutor como un aliado y en tal medida facilitar el trabajo del otro en aras de nuestro propio beneficio.

 

Nunca perder de vista el concepto “ganar – ganar”, esencial en toda negociación.

 

 

Persiguiendo La Buena Suerte

“Cada vez que te diga tu entorno más cercano que estás perdiendo el tiempo, o que vas a perder dinero, en aquello que le pones pasión porque te gusta, te satisface y te llena personal  y profesionalmente, que sepas que te lo dicen porque…

Primero;  probablemente no entienden que haces, o no se ven capaces de hacer lo que tú haces, o incluso no sepan exactamente qué haces.

Segundo;  te lo dicen desde su experiencia personal la cual no es la misma que la tuya, ni nunca lo será.

Por ello, cuando alcances el éxito, te dirán “Has tenido suerte”, y cuando abandones, te rindas y tires la toalla, te dirán “Ya te lo dije”.

Recuerda esto;  Es preferible que te digan que tuviste suerte, porque tú eres la única persona que sabes por qué experiencias tuviste que pasar para conseguirlo. Nadie más lo sabe.

No abandones tu idea, persíguela hasta el final. Hazlo realidad. Tendrás buena suerte.”

Temas relacionados –  La Buena Suerte – Claves de la Prosperidad . Libro de Álex Rovira Celma y Fernando Trías de Bes.

LOS 10 PUNTOS CLAVE EN UNA ENTREVISTA DE SELECCIÓN (8)

 

8)       Actitud del candidato hacia el puesto.

Un amigo me decía hace poco “cuando un proyecto me enamora no me hace falta despertador. Mi reloj biológico me despierta cada mañana. Tengo unas ganas increíbles de ir a trabajar”

Esto solo sucede cuando hay pasión por lo que uno hace.  Amor a la profesión, al quehacer diario. De ahí la importancia de que el trabajo al que postule el candidato, sea realmente lo que quiere, lo que busca, lo que desea hacer.

Es muy importante para el éxito del reclutador y reclutado que el nuevo proyecto “enamore” al candidato. Y más hoy en día donde muchos candidatos, ante la ausencia de trabajo, o del trabajo concreto que venían desempeñando, postulen a cualquier tipo de posición.

En este punto, el reclutador tiene la compleja tarea de averiguar si el candidato aparte de tener las competencias para el puesto tiene la “pasión” y “ganas” para desarrollar ese puesto de trabajo.

Por ello, el candidato debe mostrar interés constante en el proceso de selección, absoluta predisposición hacia el puesto ofertado, y hasta “ansia profesional” por él.  Ante cualquier falta de percepción hacia la posición ofertada que puede notar el reclutador, se abstendrá de presentar al candidato en cuestión, ya que su prestigio puede quedar en entredicho. Con lo que se puede echar a perder una oportunidad de trabajo.

En esta situación, mi consejo siempre es claro. Insistir al reclutador, mostrar interés, llamarlo, mandarle un mail. Siempre con el máximo respeto y diligencia, pero insistir. Hasta que no se nos comunique oficialmente que la posición ya está cubierta, y/o que hemos sido descartados, insistir….

Porque solo hay dos tipos de vendedores. El pesado…….y el que no vende.