Apocalipsis Zombie!! O dicho de otra forma…”Daños colaterales de la tecnología”

Apocalipsis Zombie

Pues caminaba yo cualquier día, por cualquier gran ciudad Europea (y de USA también, por que no), cuando observo circunspecto, asaz y atribulado, que a mi alrededor no hay nadie!!

A ver, me explico….haber, lo que se dice haber gente si hay, y mucha.

Pero no están fehacientemente ahí!!

Habitan en otra dimensión, en un universo paralelo al nuestro. Como en una realidad alternativa propia de un film de ciencia ficción post moderno….a lo rollo Matrix.

Son almas que caminan raudo (o no), con sus dos orejas tapadas por auriculares. Auriculares que no necesitan porque el volumen está tan alto que al pasar a su lado oigo perfectamente lo que están escuchando.

Ocultos tras ultramodernas gafas de sol (incluso sin hacer sol a veces) para que sus miradas no aprecien la lontananza.

Quizás gritando con un énfasis desmedido contra su Smartphone a la altura de la boca. Quién sabe si grabando un mensaje de voz (como ahora es la moda para no escribir mensajes) o hablando en riguroso directo con otro interlocutor, pero sin escuchar nada de lo que le dicen (claro, como no se ponen el auricular del móvil en la ojera, no se enteran de si el otro está hablando)

Cruzan sin mirar las avenidas y calles, poniendo en peligro sus propias vidas y las de otros sin percatarse del peligro que acaban de dejar atrás.

Te atropellan, empujan, pisan, impelen, codean, impulsan…….pero todo esto sin darse cuenta de que lo hacen. Porque no están aquí, contigo, con nosotros. Simplemente están.

Entonces me paro un instante, aprovecho que llego a unas escalinatas, me subo a ellas, y disfrutando de esa posición de altura, observo despavorido.

Es un ejército de zombies, corriendo de un lado a otro sin sentido alguno, atropellándose unos a otros sin apenas darse cuenta ni notarlo.

O peor que eso; parejas o grupos, sentados en las terrazas de una cafetería, uno delante del otro sin mirarse, sin hablar. Solo explorando su teléfono con avidez, no sea que haya “entrado” un nuevo Whatsapp, o alguien haya “colgado” una foto en la red social que sea, de la última hamburguesa que se está comiendo.

Y así pasan los días, las semanas, los meses….y nadie se da cuenta.

Yo, por mi profesión, estoy en contacto continuamente con la tecnología. Y en mi trabajo, todo tipo de canal de comunicación es importante.

La tecnología es maravillosa, y ha aportado, aporta y en un futuro ya muy cercano, aportará múltiples ventajas y beneficios al ser humando en todos los ámbitos; negocios, salud, ocio, cultura, etc.

Pero como en todo en la vida, llega un momento del día que hay que decir “basta ya”.

Porque les digo una cosa.

O somos conscientes de ello, y paramos en algún momento, guardamos el móvil en el bolsillo y cruzamos la calle mirando, no atendemos el teléfono conduciendo, pasamos del Smartphone y conversamos deliciosamente y mirándole a la cara con nuestro interlocutor, pareja, amigo…quien sea.

O acabaremos todos accidentados, lesionados, defenestrados, o lo que es peor………..

…………………………………..…….……………..SOLOS!!