Planes Inesperados – 6 máximas para situaciones inesperadas.

cambio planes

Existe una gran diferencia entre lo planeado y la realidad durante toda la vida. Y las similitudes de esto entre lo personal y lo profesional son increíbles.

Empezamos con la formación superior (instituto, universidad) y sus materias. Recientes estudios demuestran que más del 60% de los estudiantes no han aprovechado al 100% su formación inicial y se dedican a profesiones que nada tienen que ver con su elección inicial.

Cuántos informáticos (como yo), o telecos que conozco, se dedican a otros negocios y nunca han ejercido la profesión para la que se formaron…

Pero ¿la formación del pasado ha sido un tiempo perdido? ¿Tantas horas de estudio incluso de noche fueron en vano?

Para la tranquilidad de los lectores, y basándome en mi propia experiencia diré que, todo conocimiento de cualquier materia es válido y en algún momento espera en algún rincón para despertar y ser utilizado.

Y porque no siempre los planes salen como uno espera, por si acaso, y para cuando ocurra, por ejemplo a raíz de un cambio de planes de última hora de los que afectan a la vida personal y profesional, tengamos a mano estas seis máximas que te ayudaran a aprender exponencialmente. Te las presento a continuación:

 

El caso: Una promoción interesante.

Te ofrecen un cargo importante de manager vinculado (eso sí) a un cambio de ciudad de residencia. Evidentemente di que sí inmediatamente y sin pensarlo. Porque siempre estás a tiempo de volver.   

 

  1. No escatimes con el dinero.

Ubícate en tu nueva ciudad, y nuevo domicilio. Pero para esto hay una estrategia clave. Da una buena propina al portero. Tendrás información privilegiada desde el principio, y evitaras pérdidas de tiempo y dinero. Así te aseguras de que su servicio será mejor.

Es lo mismo con los empleados. Cuando pretendes alcanzar gran productividad, es importante que entregues los incentivos necesarios para conseguirlos. No escatimes.

  1. Conviértete en el mejor vendedor

A quien no le ha pasado que simplemente, en la nueva ciudad a la que te han designado, o en alguna que estás de paso por tema laboral, sales a cenar después del trabajo y acabas tomando una copa y charlando con un desconocido.

Estas situaciones, que por periodos pueden pasar con frecuencia, nos obligan a sacar lo mejor de nuestra personalidad y vendernos como el emprendedor más acertado.

No desaproveches oportunidades. Quién sabe si estás charlando con tu futuro jefe, o cliente.

  1. No quieras hace todo a la vez al principio. Márcate etapas.

En tu nuevo cargo quieres destacar rápido, y empiezas haciendo múltiples cambios a la vez. Error. Un principio básico de la informática dice que “si algo funciona correctamente, no lo modifiques”.

Por lo tanto analiza muy bien que, de todo lo modificable porque sea inevitable, es necesario hacerlo ahora de inmediato, y solo cambia esto. El resto podrá esperar a que los resultados mejoren algo. Y si ves que con tu cambio, no mejoran, deshazlo y a por otro.

Pero nunca cambies muchas cosas a la vez, porque si lo haces, puedes perder el rastro del fallo y fracasar para siempre.

Esta teoría del premio nobel John Nash es un principio clave en la economía hoy. Comenzar a invertir en objetivos a corto y que estén dentro del nivel de control, es menos arriesgado y garantiza resultados. Y de ahí al siguiente nivel. 

  1. Ten moderación y control de ti mismo

El principal problema del manager en su nuevo cargo es el control de su poder. Un despliegue en exceso de potencia puede producir graves desajustes.

“la potencia sin control no sirve de nada”, rezaba un comercial de los noventa muy exitoso.

Aprender a mantener el control de ti mismo sin importar dónde estés, ni el cargo que ocupes. Dosifícate y solo haz uso de tu poder en caso de extrema necesidad. Se consigue mucho más en modo “colaborativo”.

  1. Extiende tu red de manera exponencial

Estar en la posición de manager implica necesariamente relación, tanto con colaboradores, clientes, homónimos de tu propia firma, o incluso de otras competidoras. Por lo tanto siempre deberás socializar. Y esto no está limitado exclusivamente a tu horario laboral. Debes hacerlo siempre y en cualquier momento y lugar que la oportunidad lo permita.

Cada una de las personas que conoces, si has hecho la presentación adecuada, por lo general lo recordará. El día de mañana puede terminar siendo un gran amigo y un muy buen contacto. Ampliar tus redes no es nada más que ser sabio.

  1. Detectar el fracaso rápidamente y salir de él

Estadísticamente en la empresa, los mandos intermedios, y sobre todo los que gestionan personas, son los que más probabilidades de cometer errores tienen ya que, debido a su cargo, toman muchas más decisiones (desde el parámetro exclusivo de cantidad) que otros cargos superiores. Un manager experimentado adquiere una increíble capacidad de pronosticar, saber si será bueno o malo lo que va  a suceder, y obrar en consecuencia.

Para quienes ya poseen mayor oficio en el tema, poder anticiparse y no caer en el error, es sinónimo de éxito, ya que la experiencia es un grado. Por lo tanto, una buena forma de detectar el fracaso y salir de él urgentemente, es apoyarse en los consejos y experiencias de otros colegas de profesión en situaciones análogas.

Y el mejor momento para pedir sabio consejo es hacerlo en reuniones, bien sean profesionales o de ocio. Porque esto requiere iniciativa, motivación y capacidad de liderazgo. Y deja una importante tarjeta de presentación.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s