Estilismo Magnético

circulo_magnetismo - copia

Estilismo: Profesión ejercida por el estilista. Un estilista es un profesional que se dedica a asesorar sobre la vestimenta, el peinado y, en general, la imagen y estética de sus clientes, normalmente tomando como guía la moda o tendencias del momento. Los estilistas son los profesionales encargados de crear una armonía estética alrededor de un sujeto o escenario. Suelen ser personas con un alto componente de sensibilidad hacia la estética y la imagen en su conjunto, y el resultado de su trabajo, es decir “sus productos” y su “look”, suelen ser deseados e imitados.

Magnetismo: Científicamente, el magnetismo o energía magnética es un fenómeno físico por el cual los objetos ejercen fuerzas de atracción o repulsión sobre otros materiales. Profesionalmente, quienes poseen esta cualidad, experimentan algo único. Y es que ejercen una poderosa influencia a su alrededor de forma natural.

Cuando yo tomé la decisión de ser manager, y ejercer en ese puesto dirigiendo personas, al principio y tras mi formación adecuada, no pude evitar hacer “benchmarking”. Es decir, imitar comportamientos de otros managers que conocía o había conocido en el pasado. Un recurso fácil que, si bien me permitió rápidamente posicionarme en el rol que había escogido, no me satisfacía por completo. Faltaba “algo”.

Esto era porque, algunos de mis “imitados” eran managers estilosos, muy puestos, con saber hacer. Es decir muy “yuppie’s”, que era el estilo que imperaba aún a finales de los 80’s. Pero incompletos, porque no sabían atraer. No eran “magnéticos”.

A su vez, también imité profesionalmente a managers muy atrayentes, de gran magnetismo entre su masa profesional, y con gran energía a su alrededor. Pero igualmente “inacabados” porque carecían de estilo propio. Eran “clones” de un antiguo legado “Dale Carnegie” (los de mi generación sabrán a que me refiero).

Con el tiempo llegue a la conclusión de que, para poder triunfar y conocer el éxito en el difícil arte de la “gestión de personas”, debía idear un “sistema propio y novedoso”. Algo que me diferenciara del resto de managers que había conocido. Pero sin desperdiciar ese tiempo de experiencia vivida con todos. Es decir, analizando y aplicando todas sus buenas cualidades (que las tenían, por supuesto), y aparcando esas otras, digamos “malas praxis” que florecían de vez en cuando en ellos.

Así llegué a experimentar la que hoy en día considero que es la diferenciación, y la que todo manager debería fabricar y diseñar para él, para tener la suya propia. Se basa en combinar tendencias de éxito.

Porque si, además, al magnetismo le añadimos estilo, entonces se convierte en método. Y su resultado, la combinación perfecta y equilibrada entre “magnetismo y “estilo”, en el mundo de los negocios supone distanciarse del resto y marcar la diferencia. No con ello quiero decir que “solo” estilo y magnetismo sean la panacea, no, nada de eso. Detrás tienen que haber muchas más cosas en la forma de dirigir de un manager. Pero está claro que sin esas “tendencias” el manager se quedará desfasado en el tiempo, es decir “desalineado”.

Conclusión final: Algunos lo llamarán carisma, otros personalidad, o carácter. Incluso alguien me dijo una vez que es “tener duende”. Y quizás no sea la mejor solución, o combinación de tendencias. Pero funciona.

Yo particularmente prefiero llamarlo “Estilismo magnético”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s