De Fusiones y Adquisiciones Empresariales…

fusion

 

“Vodafone formaliza la compra de Ono y preparan ya sus primeras ofertas conjuntas (fuente El Economista – 23/07/2014)”

“El BBVA se queda con CatalunyaCaixa (fuente Alerta Digital – 24/07/2014)”

“Orange compra Jazztel para convertirse en el segundo gran operador español (fuente El Economista – 16/09/2014)”

Las fusiones y/o adquisiciones de empresas, más conocidas por los eruditos en la materia por su acrónimo en inglés “M&A” (siglas de “Mergers and Adquisitions“), se refieren a un aspecto de la estrategia empresarial que trata de la adquisición de otras compañías así como otros activos relacionados en la misma línea de actuación.

La decisión de realizar una fusión o una adquisición, es eminentemente de carácter económico, y específicamente consiste en una decisión de inversión, entendiéndose como tal, la asignación de recursos con la esperanza de obtener ingresos futuros que permitan recuperar los fondos invertidos y lograr un cierto beneficio en el tiempo.

Hasta aquí podríamos determinar que esta es la explicación técnica de una M&A. Pero…. ¿y qué pasa con los recursos humanos? ¿Con las personas? ¿Con ese otro “activo” de las empresas? ¿Sus empleados y directivos? De este punto, y de sus afectaciones futuras versará mi post de hoy.

Para poner en antecedentes al lector diré que, desde el punto de vista de afectado, puedo considerarme un usuario experto en estas situaciones, ya que he vivido / sufrido nada más y nada menos que cinco veces este caso en mi carrera profesional de casi treinta años hasta la fecha. Muchas, considero…..

La primera vez fue a principios de la década de los 90’s cuando yo tan solo contaba con 28 años siendo Director Territorial de SFE, que fue adquirida en su totalidad por Grupo Celsa.

La segunda, a los pocos años, cuando Jazztel se hizo con Datagrama.

Una tercera vez, ya en el gran Airtel que, como bien recordarán todos los afines al sector, fue adquirida por el gigante de las telecomunicaciones Vodafone a finales de los 90’s.

Por cuarta vez a principios de milenio, en mi etapa en Skypoint. Aunque esta puede definirse más una fusión / simbiosis con su principal competidor Neo, dando lugar a….Neo-Sky? (aquí quizás el nombre comercial también pasó factura en su momento).

Y por quinta y última vez (aunque no menos traumática por todo en su conjunto), a principios de esta década, con la compra de Infinity por parte de Vocalcom.

De todas estas maniobras estratégicas empresariales, puedo destacar los siguientes aspectos clave que voy a desarrollar:

  • Toda fusión y/o adquisición empresarial encierra una complejidad extrema para todos los afectados (comprados, compradores, proveedores, etc.). Y más si se tiene la oportunidad de vivirla en primera persona como miembro de una de las dos corporaciones afectadas, y ejerciendo en un puesto de responsabilidad (manager de equipos en mi caso), donde formas parte del conglomerado de elementos ejecutores del plan de acción a seguir, marcado por la dirección resultante de dicha M&A, y tienes la obligación de tomar decisiones.
  • Los procesos y fases de actuación internos a llevar a cabo en una adquisición, aportan una experiencia humana y profesional de alto valor empresarial. Suponen una catarsis para el individuo que las vive, lo forman de tal manera, y lo dotan de tal espectro de conocimientos que, el haber vivido una sola de estas etapas es tan enriquecedora en conocimientos por todo lo que conlleva y aporta, que me atrevería a decir que es equiparable a la vivencia de realizar un master en materia empresarial y humana. Y no digamos esto multiplicado por cinco.
  • Una M&A es considerada una maniobra hostil por todos los implicados. A los “comprados” no les gusta, porque se saben los eternos “perdedores” de la operación. Para los “compradores” supone trabajo adicional al “tener que explicar a “los otros” como se hacen (en teoría bien) las cosas”. Los proveedores se muestran “inquietos” ante la intranquilidad financiera de los acontecimientos que pueda deparar el futuro. Y la fuerza comercial y los mandos intermedios ven peligrar su posición ante el inmediato desembarco de nuevos mandos superiores y sus inminentes decisiones.
  • Es inevitable que en toda adquisición y/o fusión, se produzcan “daños colaterales” que afecten directamente a los recursos humanos. La duplicidad de ciertos cargos, sobre todo en la categoría de mandos intermedios, supone despidos, ceses y pérdidas humanas por “baja voluntaria” de ipso-facto. Evidentemente los costes departamentales tienen mucho que ver en esta decisión, por otro lado, necesaria.
  • Otro punto que sin duda se producirá, aunque quizás en menor medida en los actuales tiempos que corren, es la huida de capital humano. Excelentes profesionales que habían creído en una empresa y que, en el proceso de fusión / adquisición, se encuentran trabajando para una compañía por la que no apuestan, o que incluso hasta ahora había sido su competidora. Estos valores humanos se perderán, irremediablemente, ya que dejarán la empresa a la primera oportunidad que les surja. Entre tanto, es más que probable que su rendimiento se vea afectado por su estado de ánimo ante la nueva situación que están destinados a vivir, inesperada para todos.
  • La nueva generación de profesionales que se produzca a raíz del M&A, sin duda será mucho más competitiva y rentable. Pero lo será a la larga. Porque a corto / medio plazo producirá una fractura, por otra parte también calificada de inevitable. Ya que la resistencia al cambio de algunos miembros de ambas empresas (es especial de la “comprada”), y sobre todo a los nuevos procedimientos dimanantes del ente recién creado, generarán un “filtro natural” que hará que caigan por su propio peso, y se sucedan los despidos y ceses antes anunciados. Además de la falta de rendimiento de ciertos profesionales que se encuentre en proceso de adaptación, o que finalmente nunca se adapten a la nueva situación.

Hasta aquí, como dirían los rockeros Bunkers, “nada nuevo bajo el sol”. Pero de los cinco casos de fusión / adquisición / compra que me ha tocado vivir en mi propia piel, he detectado y comprobado que existen un factor común denominador en ellos.

Y es que, de los daños colaterales que he mencionado antes, y que finalmente se han traducido en despidos y ceses, en todos los que he conocido de primera mano, tengo que decir que la decisión no ha sido la más acertada desde el punto de vista de la lógica de negocio. Me explicaré:

  • caso típico de dos managers intermedios con las mismas responsabilidades tanto en la empresa “A” como en la empresa “B”. Con la salvedad que el de la empresa “A” (que es la comprada) tiene un coste empresarial de despido exactamente del doble que el de la empresa “B”. Además, en este caso se suma la casuística de la imposibilidad de recolocación en otra área similar de uno de los dos candidatos a “despido”. Por lo tanto, el manager que en este caso será causa de cese corresponderá al de la empresa “B”. Y de nada servirán los excelentes datos de explotación de su cuenta de resultados, ni del 110% de consecución de ventas en todos los KPI’s de los últimos ocho “trimestres”, ni del nivel de rotación “0” de su equipo comercial, ni de sus excelentes praxis profesionales. Porque ninguna de estas cuestiones, puestas en la balanza de la decisión, equipara al “doble exacto” de coste de despido que supone “finiquitar” al manager de la empresa “A”, que sería la decisión lógica de negocio.

Y es que, mal que nos pese a todos, las decisiones relacionadas con el dinero tienen un alto peso específico en todos los procesos de adquisición.

A estas decisiones económico / financieras, se las conoce empresarialmente como “estratégicas” (solo apto para entendidos).

 

 

Anuncios

3 thoughts on “De Fusiones y Adquisiciones Empresariales…

  1. elmalabar 24 de septiembre de 2014 / 21:52

    Javier, lo prometido es deuda. En tu comentario en mi entrada http://elmalabar.wordpress.com/2014/09/09/management-los-empleados-frente-a-las-adquisiciones/ me pedias un comentario sobre este post que ibas a publicar. Creo que es una excelente descripcion de los diferentes aspectos a considerar en una adquisicion.
    Voy a aprovechar tu mencion a los “daños colaterales” para poner enfasis en ello; yo suelo llamarlo “beneficios colaterales” porque casi siempre estos- los beneficios- son muchos menos de los que se habian planificado y en muchos casos realmente estan muy lejos del objetivo.
    Los que compran miran por encima del hombro a los que llegan y son muy celosos de lo tradicional; los que llegan piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor y tampoco ayudan mucho.

    • javierbarrue 26 de septiembre de 2014 / 14:30

      Antonio, excelente apunte los “beneficios colaterales” tan esperados, que como bien explicas, raramente se cumple.. Gracias por tu aportación. Ay!, si se pudiese re-volver a tomar decisiones ¿verdad? Abrazo.

      • elmalabar 26 de septiembre de 2014 / 20:03

        Lo que hay que hacer es evitar tomar malas decisiones porque lo de re-volver ………….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s