La importancia del número siete

siete

 

Hoy es un día muy especial para mí. Por ello me vais a permitir empezar el  “post” de hoy en una línea diferente a la que suelo utilizar. Porque hoy es día siete. Le doy especial importancia a este número, ya que me ha influido a lo largo de toda mi vida, y lo sigue haciendo.

Sin ir más lejos, nací un día siete (como hoy) de 1965, a las siete de la mañana (madrugando).

Según los eruditos en la materia, los nacidos en día siete, traen como talento su gran capacidad de reflexión, introspección, perfeccionismo, y concentración. Capacidad que pueden volcar tanto a lo intelectual como a lo místico. Son buenos investigadores y docentes. Muchas personalidades importantes nacieron un día siete. De entre ellas, quisiera destacar las siguientes por su especial relevancia para mí:

–          7 de Mayo de 1832 – Carl Neumann, matemático alemán. Siempre me han apasionado las matemáticas, y la influencia de estas a lo largo de mi formación, tanto primaria como universitaria, me han marcado profundamente.

–          7 de Mayo de 1861 – Sir Rabindranath Tagore, poeta, filósofo, artista, dramaturgo, novelista y músico bengalí, Premio Nobel de Literatura en 1913.  Fue el primer laureado no europeo en obtener este reconocimiento.

–          7 de Mayo de 1901 – Gary Cooper, actor estadounidense. Desde la primera vez que vi este fantástico film de muy joven, me identifiqué con su personaje, Will Kane el sheriff  de un pequeño pueblo llamado Hadleyville, que tiene que enfrentarse el solo a Frank Miller y su banda. Aunque me gusta más su título original “A la hora señalada (High Noon), por aquello de la puntualidad.

–          7 de Mayo de 1919 – Eva Duarte de Perón, “Evita”, actriz y política argentina, luchadora popular por los derechos de los trabajadores y esposa del presidente de la Argentina Juan Perón. Toda una mujer.

–          7 de Mayo de 1927 – Elisabeth Söderström, soprano sueca. Me encanta la música clásica, y considero que nadie como ella para interpretar a la eterna Emilia Marty de Leos Janacek.

–          7 de Mayo de 1939 – Sidney Altman, bioquímico canadiense, premio Nobel de Química en 1989, descubridor de las propiedades catalíticas del ácido ribonucleico. Es otra de las ciencias por las que me he sentido atraído siempre. Aún recuerdo un estropicio que monté en clase de química en mis años de estudiante, experimentando con un termómetro de vino. Memorable.

–          7 de Mayo de 1948 – Lluis Llach, cantautor catalán. Su ya mítico tema “Que tinguem Sort”, es un himno además de toda una declaración de intenciones.

–          7 de Mayo de 1961 – Phil Campbell, músico británico, guitarrista de Motörhead. Porque la vida es rock and roll, y Phil la describe a la perfección arrancando las notas de su LAG Explorer Signature.

Y muchos sietes nos acompañan en nuestra vida, tanto en el mundo del espectáculo, la farándula, anécdotas, etc. Como por ejemplo:

–          El ángel guardian del infierno, coloca a Dante siete “letras P” en su frente, refiriéndose a los siete pecados capitales, en La Divina Comedia de Dante Aliguieri.

–          Siete eran a su vez los magníficos en el film de John Sturges de 1960.

–          La jugada por antonomasia de la fortuna está siempre asociada al número siete.

–          A siete reinos se refiere George R. R. Martin, en su novela de fantasía Canción de Hielo y Fuego, más conocida popularmente por su adaptación televisiva como Juego de Tronos.

–          También fueron siete los samuráis  del director de cine japonés Akira Kurosawa. Película que fue estrenada en 1954, y obtuvo el León de Plata en la Mostra de Venecia y dos candidaturas al Óscar.

–          Sin olvidar (como no) a 007, el más famoso agente secreto de ficción que ha existido jamás. James Bond, creado por el novelista inglés Ian Fleming en 1952.

 

Y ahora, llega la parte del management que toca, filosofía de mi blog, claro. Por qué siete son las claves para triunfar.

No hay nada que nos enseñe más acerca del ser humano que nuestra experiencia. Por eso, aquella gente con la que trabajamos, y los grupos que junto a ellos conformarnos, terminan proporcionándonos lecciones que posteriormente podremos aplicar a otros aspectos de nuestras vidas, como es el trabajo. Si te acostumbras a seguir unos hábitos correctos que te conduzcan hacia el éxito, no puedes perder. Porque si quieres formar parte de la élite, asegúrate que mantienes los siguientes siete lemas:

 

  1. Sé leal

La fidelidad es lamentablemente cada vez menos frecuente en el mundo de la empresa. “La lealtad consiste en predicar con el ejemplo, en apoyar incondicionalmente a tu equipo y en no arrojar jamás a un miembro del equipo a los leones”. Si el jefe no es capaz de confiar en sus colaboradores, estos tampoco podrán ser leales a sus superiores y al grupo del que forman parte.

 

  1. Los demás son más importantes que tú

“No te preguntes qué puede hacer la organización por ti, sino piensa qué puedes hacer tú por la organización”. Esta es una máxima empresarial. Es recomendable que cada día te levantes preguntándote qué puedes hacer para proporcionar valor añadido a tu equipo, y cómo puedes ayudar a tus compañeros. De esa manera, ellos harán lo propio en el sentido contrario.

  1. Reflexiona

Aunque los comerciales suelen ser considerados personas atrevidas, empáticas y con coraje, sin un mínimo de reflexión cada día no podremos aprender de los errores que cometemos. Aunque el ritmo del mundo moderno nos arrastre, debemos garantizar que reservamos una parte de nuestro tiempo a examinar aquello que podemos mejorar o en lo que nos hemos equivocado.

 

  1. Sé obsesivamente organizado

Muchas personas infravaloran la importancia del orden, hasta que, como ocurre en ocasiones, se lamentan por no haber sido un poco más cuidadosos ante un error fatal. Hay quien nace con la capacidad de acordarse de todo, y hay quien tiene que trabajarlo: Es recomendable que cada cual encuentre su método que le permita que nada escape a su control.

 

  1. No sabes lo suficiente

Si vas de listo, mal. En esto coinciden las escuelas de negocio y Sócrates, a quien se atribuye la célebre sentencia “yo sólo sé que no sé nada”. Y, efectivamente, así es. “Todos los miembros eficientes de un equipo son conscientes de que su entrenamiento nunca está completo”. Por eso, lo más recomendable en un equipo, es eliminar del mismo a todos aquellos que creen que ya saben lo suficiente y confiar tus proyectos a los que siguen mejorando sus habilidades y aprendiendo cosas nuevas cada día.

 

  1. Céntrate en los detalles

Todos tenemos grandes planes para nuestra vida, pero debemos evitar que los delirios de grandeza nos distraigan de aquello que tenemos que hacer cada día, cada hora, cada segundo, para evitar el desastre. El modelo de negocio sostenible es aquel donde todos sus miembros presten la máxima atención al detalle como su modelo ideal.

 

  1. Nunca te sientas cómodo

El mundo empresarial moderno es igual que una guerra: el cambio es constante y debemos estar siempre preparados para reaccionar con celeridad a las amenazas que pueden surgir en cualquier momento. “Debes empujarte fuera de tu zona de confort, puesto que sólo de esa forma podremos garantizar que estamos empleando todo nuestro potencial.

 

Ante la reserva o duda que os pueda plantear la lectura de este post, respecto a estas en apariencia estresantes recomendaciones, os diré algo.

 

“Si te apasiona lo que haces, no tendrás ningún problema en cumplir estos siete puntos”

 

Por cierto….sí. Mi número de la suerte es el siete.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s