MOTIVACIÓN

motivacion

A raíz de la asistencia a un evento de mi empresa esta pasada semana, he tenido la ocasión de conocer personalmente a Josef Ajram, un atleta nacido en Barcelona en 1.978, que participa en carreras de resistencia como triatlónciclismobicicleta de montaña o maratones. Asistió en calidad de ponente para protagonizar la consabida parte de motivación que en todo evento de índole comercial es necesaria. Pero como el propósito de mis post’s, siempre es de carácter profesional y enfocados al área que más me gusta del proceso de entrenamiento empresarial, el coaching, me centraré en el área menos conocida del Sr. Ajram. Su vertiente profesional.

Sin querer monopolizar el contenido del post en torno a la vida de Josef Ajram, ni mucho menos, si encuentro necesario, de cara al desarrollo posterior de mi post, apuntar ciertas cuestiones que él mismo describió con detalle, relativas a su profesión, como la complejidad de su sector. Y es que él se gana la vida con inversiones en bolsa. Y entre muchas de las anécdotas que comentó, me llamó especialmente la atención las fases por las que paso en sus duros inicios en el complicado negocio bursátil, del que quiero destacar uno. El que da título al post de hoy… MOTIVACIÓN.

La motivación le ha servido a Josef Ajram para conseguir hitos destacables en el mundo del deporte extremo, además de hacerle ganar dinero, y profesionalizarse como agente de bolsa. Y esa motivación, le ha hecho empezar de nuevo cuando, en los inicios, perdía dinero y perdía mucho además. La misma motivación que le ha llevado a explicarlo en un libro, para que otros puedan beneficiarse de su experiencia.

Y es que la motivación, es el combustible imprescindible que nutre el motor para lograr cualquier objetivo que tengamos en nuestra vida personal o profesional. Cada uno de nosotros debemos buscar nuestra motivación y retener su esencia para que, en los momentos precisos hacer un adecuado uso de ella, y que aliente nuestras fuerzas.

Pero la motivación adecuada en cada momento en el terreno profesional… ¿quién es el encargado de administrarla? Sin duda esta responsabilidad recae sobre el manager que, a su vez,  deberá recibirla de sus superiores.

Un profesional motivado adecuadamente, es parte de una compleja célula profesional. Solo que la motivación es orgánica, como un ser vivo. Necesita alimento constantemente. Por tal razón, el manager debe saber administrarla en la medida que cada sujeto la demande y necesite. Todo ello sin olvidar que, además, es lo que se espera que hagamos como managers, por lo que no puede faltar nunca.

Y si conseguimos motivar adecuadamente, descubriremos que estábamos equivocados con el trabajo de management. Puesto que trabajar de manager no es realizar lo que uno imaginaba, sino descubrir lo que uno tiene dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s