Recordando el “Caso Kodak”

Kodak

A principio de los años 90, Eastman Kodak Company (popularmente conocida como Kodak), compañía multinacional fundada por el inventor George Eastman en 1.889, dedicada al diseño, producción y comercialización de equipamiento fotográfico, dominaba el mercado de la fotografía del que más del 70%  eran consumidores de sus productos.

El 19 de enero de 2012, Kodak entró en concurso de acreedores.

¿Cómo se resumen más de un siglo de dominación de un mercado tan importante como el de la fotografía, para acabar en una situación de insolvencia? Arto difícil sin duda. Los eruditos en la materia que tuvieron la posibilidad de analizar el caso en profundidad, determinaron entre otras cuestiones por ejemplo que;

“Kodak no supo cambiar a tiempo su modelo de negocios inspirado en el llamado ‘modelo Gillette’, según el cual una empresa vende barato el producto inicial y más caros los repuestos, que tienen un margen de rentabilidad más alto”.

O también que;

La ubicación de la planta en una aislada sede central, ubicada en la fría ciudad de Rochester, al norte de Nueva York, fue catalogada como no estratégica. “Algunos analistas señalan que el aislamiento relativo de los ejecutivos de Kodak, debido a los inviernos duros y veranos cortos, también contribuía a demorar los cambios necesarios dentro de la firma”.

Pero más entendible puede ser cuando se conoce el episodio siguiente;

A principio de los 90’s, en pleno dominio de Kodak, el Product Manager presentó a la dirección un revolucionario sistema de captura de fotografía que almacenaba las imágenes en soporte digital (¿a alguien le suena?). La respuesta que recibió de un directivo fue la siguiente: “Nosotros vendemos carretes”

El resto es de sobras conocido.

La adaptación al cambio, tan necesaria en los tiempos que vivimos de alta competitividad, y ajuste, no puede hacerse esperar. Pero los cambios tienen que venir acompañados de la motivación adecuada.

Pero ¿por qué cambiamos?

1)       por necesidad

La necesidad es imperiosa, y a veces, puede llegar tarde. Aunque más vale tarde que nunca.

Como menciono en mi “post” sobre el parantropo, o paranthropus en latín (ver el post del 7 de julio de 2013), la necesidad de alimento provocó la evolución de la especie.

2)       porque alguien (o algo) te motiva al cambio

El autentico cambio se gesta cuando alguien te motiva a ello. Un mentor. Como se aprecia en el siguiente video, donde una tribu de cazadores Dorobo, en Kenia (África), Los veteranos de la tribu motivan a los novatos,  para enfrentarse a la manada de leones comiendo de su presa recién cazada, y gracias a su actitud, consiguen que los felinos abandonen la presa, llevándose ellos la preciada caza.

http://www.youtube.com/watch?v=iSjgpee1unQ

¿Cómo lo consiguen? Con determinación.

Y esto, trasladándolo al entorno empresarial, que es el enfoque que pretende el post (como siempre) es esa decisión resolutiva que marca la diferencia entre actores y espectadores del panorama profesional.

Por lo que implica que, toda empresa que pretenda competir en el mercado actual, debe rodearse de estupendos “actores”, entendiendo estos como los managers más cualificados y profesionales en sus respectivas materias, con avaladas experiencias, y conocimientos sólidos en sus áreas de actuación, para que sepan impregnar a sus fuerzas comerciales del estado de ánimo necesario para la batalla diaria de la venta.

Porque no es lo mismo una emoción, que es puntual, que un estado de ánimo, que perdura en el tiempo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s