Fractura vs Factura

fracture-logo-lowres-flat

Vivimos tiempos de cambio. Pero todo cambio, siendo evidentemente necesario, comporta una fractura y, por ende, también una factura. Y precisamente de esto que afecta a muchos, es a lo que quiero dedicar mi post de hoy. Y dedicárselo especialmente a los managers, tanto a mis amigos y conocidos como al resto. Va por ellos.

Actualmente, en toda organización que se precie se están sucediendo modificaciones de todo tipo, debido al escenario social y económico por el que nos ha tocado transitar. Quien no conoce casos de amigos, vecinos, parientes cercanos, etc. que de la noche a la mañana han pasado de formar parte de estructuras multinacionales aparentemente solidas (desde el punto de vista de estabilidad laboral me refiero), a visitar la oficina del paro.

Este hecho ha ocasionado que varias cosas (la mayoría de ellas imprescindibles) se hayan roto. El vinculo laboral (tan preciado actualmente), la cadena de ingresos estables (lo más importante), y probablemente algunos círculos sociales y de ocio que, en la nueva situación hay que replantearse, como el gimnasio, las salidas periódicas con amigos, o la cuota de la tv de pago (entre otros).

A esta situación la podríamos denominar perfectamente fractura.

Pero ligado a ello, está la factura que nos va a pasar inevitablemente el nuevo estadio al que debemos habituarnos a la mayor velocidad.

Lo primero es intentar volver al mercado laboral rápidamente. Aquí observaremos atónitos que no hay apenas hueco. Pero si estás bien preparado, dispuesto a replantearte expectativas económicas a la baja, y estás decidido a comenzar de nuevo, y demostrar en un tiempo record de lo que eres capaz, deberás luchar lo primero en la búsqueda. Porque para los pocos puestos de manager que puedas encontrar, descubrirás mucha competencia y de gran calidad.

Si has sido noble cuidando y gestionando tus contactos (principal fuente de reinserción en el mercado laboral), has estado avispado y a la altura de la posición ofertada, y has postulado con energía y dándolo todo en la selección, es decir, has generado buena suerte, quizás hayas conseguido el puesto.

Ahora empieza la carrera real. Porque debes exigirte  el doble de resultados en la mitad del tiempo.  Has de certificar que la apuesta que se ha hecho por ti, es la adecuada, que tú eres el necesario para la posición, y sobre todo corre. Corre en demostrar lo que sabes y hazlo bien. Y corre mucho más que los demás, porque aunque tú seas ahora el que tiene el privilegio de ocupar el puesto, eso no es garantía de que mañana lo sigas siendo. Por lo tanto, la demostración tiene que ser día a día.

Aquí tienes la factura.

Porque esta carrera es para los más listos y para los más rápidos.

 

 

Nota: La ilustración utilizada para este post es propiedad de Sony Computer Entertainment Europe

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s