7 mensajes de alerta a detectar en un comercial (5)

shutterstock_37962664

–          Ausentarse mediante excusas continuas del trabajo

Si nos circunscribimos a lo estrictamente profesional, es decir, excluyendo del enunciado que el individuo no sufra de algún tipo de problema personal (de pareja, de salud, adicción, etc,) cuando alguien se ausenta de su trabajo de forma continuada y con excusas, es porque está buscando otro trabajo.

Está claro que si alguien está a disgusto en su trabajo, tarde o temprano acabará marchándose de la organización donde está.

La principal señal de ello a detectar en un comercial, es cuando de forma reiterada y normalmente sin previo aviso, se ausenta de su trabajo habitual. También puede acompañar esta ausencia con alguna excusa o pretexto más o menos elaborado.

Pero como en el mundo comercial, la libertad de agenda está a la orden del día, ya que no suele aplicarse un control de presencia en la oficina para los vendedores, las excusas suelen ser menos frecuentes. Se supone que un comercial está la mayor parte de su tiempo en la calle, visitando clientes. Por lo tanto tiene mayor facilidad para ausentarse de sus tareas. Por ejemplo, entre visita y visita a clientes.

Y aunque se exija un control de agenda y localización (hoy en día con la tecnología es factible), es imposible, además de inútil e ineficaz, intentar conocer con exactitud donde están exactamente tus vendedores. Me reitero en lo que he dicho en otras entradas del blog. “La relación entre superior y colaboradores, debe estar construida en la confianza”.

Pero en cualquier caso, si se detecta esta práctica, la lectura debe ser “demasiado tarde”. La persona en cuestión ya ha tomado su decisión de marcha, y se encuentra en pleno proceso de búsqueda de nuevo reto.

Si hemos llegado a este punto, tocará analizar las causas del “por que”. Ya que lo que está claro, es que se va porque algo de nuestra organización no le satisface completamente. Puede tratarse de una cuestión económica, del día a día de su puesto, o de cualquier otra índole. Pero más nos valdrá saberlo con exactitud. Porque de esta forma podremos paliarlo. No para este candidato en cuestión que se nos va, pero quizás si para futuros miembros de nuestros equipos, con valía y profesionalidad suficiente como para dedicarles el esfuerzo de analizar qué cosa falla en nuestra organización, y frenar que los buenos no se nos marchen.

Porque para los otros, mejor es no preocuparse.  El tiempo es un juez implacable.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s