Seis consejos infalibles para motivar a tu equipo (4)

Gracias (1)

4.- Dar las gracias a menudo

Además de ser una norma de buena educación (lamentablemente en peligro de extinción), a nivel profesional, dar las gracias es una demostración de reconocimiento hacia el prójimo del trabajo realizado y la dedicación.

Seguramente nos sorprendería saber cuántos profesionales sienten que no se aprecia su trabajo porque rara vez escuchan la palabra «gracias» en boca de sus clientes, de sus compañeros o de los responsables del equipo.

En una etapa profesional anterior, tuve la oportunidad de trabajar codo a codo con un superior directo mío, con muchas peculiaridad notorias. Una de ellas, la más desafortunada sin duda, es que nunca agradecía el esfuerzo, o el trabajo bien hecho de sus colaboradores. Con lo que todo lo que desbordaba de conocimiento y sabiduría (que era mucho), quedaba mermado por esa falta de sensibilidad en el trato.

Una vez le consulté el “por que” de esa actitud para con el prójimo. Su respuesta fue tan parca como inesperada.

“Ya pago sueldos por el trabajo realizado. No tengo por qué dar las gracias por lo mismo”.

Evidentemente que, si esas maneras en el pasado ya no eran una adecuada praxis profesional, hoy en día es impensable que un manager con la formación y el “expertise” adecuado pueda pensar en este formato.

Todo profesional con personas a su cargo, y/o con la obligación de dirigir un área o departamento, debe incluir en su “hoja de ruta” la palabra “gracias” en su diccionario de forma habitual.

El manager actual, además de todas las habilidades y competencias que conocemos de sobras, y que a lo largo y ancho de Internet podemos leer en diversos “blogs”, o que forman parte del contenido de los cursos y masters de las escuelas de negocios, debe ser agradecido, como cualidad más reiterada. Esto lo percibirá gratamente su equipo.

Y es que recibir agradecimientos por un acto –aunque sea insignificante– nos hace sentirnos mejor y estar preparados para volver a ayudar. El agradecimiento disipa la tensión, muestra a los demás que los aprecias y demuestra tu capacidad asertiva.

Está comprobado que el reconocimiento de los esfuerzos ajenos fortalece la lealtad, el respeto y el compromiso, además de ayudar a seguir trabajando duro. A veces puede marcar la frontera entre ser visto como un jefe duro y exigente o como un líder excelente.

Por ello, no pierdas nunca la oportunidad de dar las gracias. Y ya que lo haces, hazlo sonriendo. Sonreír es sano, gratis, fácil y sencillo.

¡¡Por favor, sonríe!! Que además es positivo y productivo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s